Té verde molido biológico de la Isla Kyushu, en el sur de Japón. Se caracteriza por su sabor suave e intenso. Su profundo color verde se debe a la privación de luz en el proceso de fotosíntesis, entes de la recolección.